JUVENTUD

La participación de los jóvenes es vital en la sociedad, por eso, en Salamanca Acoge apostamos por los espacios de participación, donde las personas jóvenes son las principales protagonistas de su ocio, siendo ellas las que deciden qué actividades son de su interés y se organizan para conseguir que se cumplan sus objetivos.

Los principales proyectos que se desarrollan en el área de juventud son:
El proyecto CREANDO FUTURO que funciona en una red a nivel estatal de la cual formamos parte. Dicho proyecto lleva más de 10 años realizándose y dando como fruto una gran cantidad de experiencias de participación juvenil con un resultado muy positivo. El proyecto se compone de:
  • Cantera: Se compone por chicos y chicas entre 13 y 15 años. Cantera es el inicio de todo, aquí se dan los primeros pasos para aprender a participar y tratamos de conocernos a nosotras mismas.
  • Creando futuro: compuesto por chicos y chicas entre 16 y 18 años. Esta parte es la que da el nombre al proyecto, durante este periodo las participantes tienen más autonomía y hablan sobre sus inquietudes y ambiciones, organizándose para conseguir un objetivo y/o proyecto común que promueva la participación en su entorno social. La última experiencia fruto de este proyecto fue la obra teatral “Aves migratorias”representada por chicas pertenecientes a Creando Futuro que fue representada en La Malhablada y que cuenta la experiencia migratoria de sus protagonistas y sus familiares.

  



Otra la actividad que ya cuenta con 10 años de realización es la
ESCUELA DE VERANO INTERCULTURAL
Participan en ella niños cuyas edades se comprenden entre los 5 y los 16 años de edad del barrio de Garrido y cuyas nacionalidades son muy diversas (boliviana, marroquí, senegalesa, colombiana, egipcia, ecuatoriana, española…).
La Escuela de Verano se desarrolla a través de talleres, visitas y juegos, lo que crea una alternativa de ocio durante el periodo no lectivo y en unas fechas en las que las actividades de ocio con niños y jóvenes ya comienzan a decaer.
La importancia de la escuela de verano radica en 2 puntos clave:
  • Convivencia: Durante las dos semanas de duración de la Escuela de Verano surge una convivencia cultural, en la que los participantes descubren la pluralidad existente en su propia comunidad a través de la convivencia, dando pie a un conocimiento sobre la realidad que les rodea y una comprensión hacia las diferentes culturas, lo que les acerca a una realidad latente, la Diversidad. A través de la diversidad se trabaja el respeto, la igualdad y el descubrimiento e interés por otras culturas e ideas que nos rodean en el día a día y, que a través de esta actividad pueden ser conocidas de primera mano y no a través de personas o medios de comunicación.


  • Participación: Una característica importante de la escuela de verano es que la participación no es pasiva (actividades cerradas y no modificables) sino activa, es decir, los participantes tienen la posibilidad de opinar y participar en la construcción de la Escuela de Verano y de las mismas actividades. Lo que hace que no sea un producto de ocio “prefabricado”, sino que los mismos participantes tienen la oportunidad de construir su propio ocio. De esta manera conseguimos responder a las necesidades del grupo a la vez que respondemos a sus inquietudes, de esta manera conseguimos hacerles los protagonistas de su propio ocio, promoviendo una actitud creativa ante el ocio y no una actitud meramente consumista.
A través de estos dos bloques se desarrolla transversalmente, una educación en valores centrada en la igualdad y que también abarca la sexualidad y género, dicha educación en valores, se fomenta y estimula por el equipo educativo y además, surge de manera natural a través de las experiencias de convivencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario